CANNABIS.INFO, LA ENCICLOPEDIA EN LíNEA SOBRE EL CANNABIS

20.06.2012 - Mamiko

La hoja del cannabis

Símbolos del mundo

La atracción que produce el símbolo de la hoja de marihuana en la gente es indudable. Se trate o no de personas consumidoras de cannabis, o incluso de que aprueben o no su consumo, la curiosidad natural que despierta este símbolo amable y natural es innata, quizá por su posible conexión con los receptores endocannabinoides de nuestro organismo.

El viaje de la hoja

La hoja verde de la planta de la marihuana es un símbolo que ha dado la vuelta al mundo a medida que iba convirtiéndose en uno de los iconos más importantes, hasta llegar a ser reconocido por más gente que cualquier otro símbolo del planeta. 

La historia de la popularización del símbolo de la hoja de cannabis tiene su origen en la década de 1960, en la conocida oleada hippie que se originó en EE.UU. y que duraría hasta principios de los 70. A partir de esos años, el movimiento se consideró definitivamente anticuado o perdido, absorbido por la gran masa, y apenas quedaba ya la moda de su peculiar forma de vestir.

Hoja de cannabis en código ASCII.
Sin embargo, la semilla estaba sembrada, y la corriente hippie iba traspasando las fronteras levantadas por el hombre gracias a una joven generación que se unió masivamente a este movimiento contracultural en diferentes partes del mundo. Igual que ocurre con otras muchas cosas de procedencia estadounidense o norteamericana en general, el movimiento hippie llegó a otros países y continentes con algunos años de diferencia. El origen del movimiento hippie se produjo en California y, desde allí, la corriente se extendió al este del país, llegando más tarde a Europa, América Latina y Oceanía.

Los simpatizantes de esta nueva corriente de carácter pacifista, germen de la ideología ecologista de nuestro tiempo, se revelaban ante el sistema y rechazaban el consumismo y otras acciones del gobierno que amenazaban al planeta y la vida natural.

Una de las características más llamativas de los llamados hippies de esta generación era el gusto y la manera que tenían de viajar, recorriendo el mundo haciendo autostop. Gracias a ello, la hoja de cannabis adquirió su carácter simbólico moderno, representando una planta sagrada, la paz y el amor.

Los hippies tenían muchas motivaciones para hacer estos viajes en función del destino que hubieran elegido pero, ante todo, se trataba de hacer viajes largos que los mantuvieran alejados de sus casas el mayor tiempo posible, ya que la sociedad estaba entrando en un estado de convencionalismo insoportable debido a la homogeneización de conceptos manejados por los gobiernos. Hacer autostop era la mejor manera de viajar, ya que se trataba de viajes económicos y llenos de experiencias vitales con un gran potencial de transformación vital. Lejos de las comodidades actuales del viajero, el objetivo era vivir siempre experiencias intensas. En algunos casos, realizaban distancias cortas, pero era frecuente cruzar países enteros y extensas regiones geográficas. 

El símbolo de la paz y el de la hoja del cannabis viajaban juntos.
La ruta conocida como hippie trail comenzaba en los países del norte de Europa, en ciudades como Londres o Ámsterdam, y se dirigía a lugares como Paquistán, Nepal o la India. La idea de viajar a países orientales desconocidos se debía, en muchos casos, a la necesidad de buscar encuentros espirituales o conocer las prácticas religiosas y filosóficas de otras culturas para ampliar la conciencia individual y afianzarse en un mundo marcado por la tendencia de occidente a la destrucción del planeta. Otros viajeros, sin embargo, preferían vivir la gran experiencia que significaba conocer vibrantes capitales europeas como las antes mencionadas y sumergirse en una aventura artística irrepetible, la cual hacía gala de un desorden libre y salvaje de los sentidos. Las vivencias surgidas de esos viajes, conociendo a gente de distintos lugares, y la aventura de formar parte de otras culturas milenarias desconocidas conformaban el camino por el cual podía llegarse al conocimiento de uno mismo y del lugar que cada cual ocupa en el mundo.

Otros símbolos e influencias

Los Freak Brothers representan a los auténticos hippies de los años 60.
La música folk estadounidense tuvo una influencia clave en el desarrollo de este movimiento contracultural. En las letras de las canciones, había un claro sentimiento de insatisfacción, el cual se debía a los acontecimientos que azotaban al mundo occidental y ponían en peligro la felicidad de los seres humanos. Se renegaba de la regulación estatal, de la burocratización de la vida cotidiana, del consumismo y del capitalismo.

El símbolo de la paz, un círculo con cuatro líneas en su interior -una en la parte superior y tres en la inferior- y forma de huella de ave, nació como emblema antinuclear en Gran Bretaña. Su creador, Gerald Holtom, artista y diseñador británico, lo creó en base al lenguaje náutico o código de banderas combinando la representación de las siglas N y D (Nuclear Disarmament). La letra N se simboliza con los brazos abiertos, despegados del cuerpo y apuntando hacia abajo, como marcan las agujas del reloj las cuatro menos veinte; y la letra D, como las seis en punto. Éste y la paloma blanca de Picasso son dos de los símbolos más conocidos que representan la paz en el mundo. 

El motivo de la hoja del cáñamo se usa en todo tipo de artículos.   
La representación más popular de la hoja de la marihuana consta de cinco, siete o nueve foliolos, y tiene la parte superior de la hoja apuntando hacia arriba. Como símbolo de la cultura popular, la hoja de cannabis es conocida rebasa culturas locales y generaciones. La interpretación que hace cada persona de este símbolo es puramente individual, y puede referirse a múltiples ideas o ideales, pero sobresalen ante todo las relaciones de carácter pacífico.

La primera hemp leaf apareció en revistas y periódicos de EE.UU. hacia 1937, antes de que se aprobara la ley por la cual se prohibió la marihuana. Durante la guerra de Vietnam, la hoja empezó a aparecer en obras de arte y comenzó a asociarse con otros símbolos del movimiento hippie, como las margaritas y el citado símbolo de la paz. En esos mismos años, Bob Marley, la religión rastafari y el reggae rendían tributo a la imagen de la hoja de la marihuana, dando lugar a la popularización de nuestra hoja favorita por todo el mundo occidental. 

La hoja de la planta sagrada

De izquierda a derecha y de arriba abajo, hojas de ocho variedades distintas de cannabis ordenadas de Sativa a Indica.   
A lo largo de la historia del ser humano, se ha comprobando una y otra vez la gran utilidad y calidad de la planta del cannabis, unida siempre al crecimiento y el desarrollo de las civilizaciones en distintas partes del mundo. Sus diferentes usos y sus valiosas características hicieron que fuera considerada por algunas culturas una planta sagrada que potencia la evolución del ser humano. Por ejemplo, la religión rastafari, oriunda de Jamaica, cree firmemente en el carácter sagrado de la planta del cannabis. La marihuana forma parte de su ritual religioso y, para sus devotos, su consumo produce un aumento de la percepción espiritual que ayuda a la meditación y permite la conexión del hombre con la naturaleza.

Cada parte de la planta del cáñamo presenta determinadas características y usos distintos.

Los tallos del cáñamo industrial contienen la fibra textil más larga, suave y resistente de la naturaleza, la cual rodea una médula leñosa que contiene celulosa, el compuesto orgánico que se utiliza para la fabricación de papel y otros materiales útiles para el hombre. La semilla de cáñamo es una fuente de nutrición completa y muy digestible tanto para los seres humanos como para los animales y, además, es productora de un valioso aceite obtenido mediante presión en frío, conservando así su alto y equilibrado contenido en ácidos grasos poliinsaturados. Esto lo convierte en el alimento vegetal con mayor valor proteínico y de ácidos grasos esenciales, y está considerado el alimento más completo que se puede encontrar en una planta. Por último, las hojas y las raíces, conforman, airean y mejoran el terreno para el desarrollo de la planta.

La hoja de la planta del cannabis es una hoja particular y reconocible con una forma muy elástica que da juego para la elaboración de variados diseños. Se trata de hojas lanceoladas y dentadas, aunque también pueden definirse como hojas aserradas gladioformes -con forma de espada-, y pueden llegar a medir más de 15 cm de largo. 

Aspectos botánicos

Las plantas de cáñamo y de cannabis narcótico son similares, pero pertenecen a variedades distintas dentro de la misma familia de las cannabáceas. Las plantas han sido seleccionadas a través de cruces en busca de rasgos distintivos, por lo que presentan aspectos morfológicos diferenciables. Dentro de las variedades de cannabis narcótico, las hojas de las plantas Sativa son más alargadas y finas, mientras que las hojas de las plantas Indica presentan unos foliolos más gruesos y anchos.

En las plantas de las variedades con potencial farmacológico, las inflorescencias presentan altas concentraciones de tetrahidrocannabinol, la principal sustancia psicoactiva de la planta del cannabis. 

Las hojas de las plantas son órganos de crecimiento lateral, externo a la axila del tallo, y su estructura visible se caracteriza por el color verde de la clorofila. Las funciones principales de las hojas son la fotosíntesis, el intercambio de gases por los estomas y la absorción de la luz del sol.

La estructura de la hoja está en constante transformación porque es donde se sintetizan los elem