Cómo proteger tu cultivo de cannabis frente a los animales


Cómo proteger tu cultivo de cannabis frente a los animales

Aunque probablemente seamos los únicos que consumimos cannabis por sus propiedades psicoactivas, muchas otras especies animales consideran estas plantas frescas y florecientes un alimento nutritivo y sabroso. Pero lo último que quieres es que tu cultivo de cannabis sea destruido por los animales.

Tanto los cultivos de interior como de exterior pueden ser víctimas de una gran variedad de animales, aunque los cultivos de exterior son mucho más susceptibles. Las pequeñas plagas, como los pulgones y los minadores de hojas, son sospechosos habituales cuando se trata de pensar en posibles amenazas para un cultivo de cannabis. Sin embargo, también es importante defenderse de especies mucho más grandes. Cualquier cosa, desde ciervos, roedores y topos, hasta mascotas domésticas, puede causar daños en tus plantas, hasta el punto de que podría reducir el tamaño y la calidad de las cosechas.

A continuación te ofrecemos algunos consejos para determinadas especies y cómo proteger tus plantas contra ellas.

ROEDORES

Las ratas son una especie prolífica que se reproduce a un ritmo rápido y da a luz a grandes camadas. Debido a su naturaleza sigilosa, pueden penetrar en edificios y pasar desapercibidos durante largos períodos de tiempo, mientras se reproducen y aumentan en número. Aunque las ratas pueden acceder sin problemas a las plantas de cannabis al aire libre, también es fácil que se coman plantas cultivadas en interiores, especialmente en entornos urbanos, donde su población suele ser enorme.

Asegurarse de que tu zona de cultivo es segura es la mejor estrategia para empezar, en lugar de esperar a que aparezcan las señales y arriesgarte a que tus plantas sufran daños. Si crees que hay poco riesgo de una invasión de roedores, entonces simplemente deberías plantearte reducir o eliminar cualquier punto de acceso a tu cuarto de cultivo y al edificio en su conjunto. Inspecciona el perímetro de tu lugar de cultivo y revisa minuciosamente que no haya pequeños agujeros ni grietas por las que una rata pueda pasar. Estudia la posibilidad de bloquear estos puntos de acceso utilizando silicona u otros materiales de sellado.

Si las ratas ya se han establecido en tu espacio de cultivo, quedará al descubierto por los excrementos en el suelo, e incluso por pequeñas marcas de mordiscos en hojas y tallos. En este caso, lo mejor es asegurar el perímetro en primer lugar. Luego coloca trampas para eliminarlas y evitar que causen más daños.

Se pueden utilizar trampas no crueles para atrapar roedores vivos y eliminarlos. Sin embargo, la gran cantidad de roedores podría significar que esto no sea una opción. En estos casos se pueden colocar trampas letales. Algunos cultivadores también optarán por utilizar veneno para reducir el número de ratas, aunque esta no es la alternativa más respetuosa con el medio ambiente.

Los cultivadores de entornos más rurales también podrían considerar la posibilidad de hacerse con un compañero felino para cazar ratones de manera eficiente. Es posible que los gatos muerdan las hojas de cannabis, pero causarán menos daño que una gran invasión de ratas. Se puede usar una red para evitar que el gato cause daños, pero esto no mantendrá alejadas a las ratas.

CIERVOS

Los ciervos ocupan el extremo opuesto en la escala de tamaño. Estas majestuosas criaturas son un espectáculo magnífico, y los que tienen su jardín en un lugar adecuado tienen la suerte de poder verlas con frecuencia. Sin embargo, esto tiene un gran inconveniente. Los ciervos comen grandes cantidades de vegetación cada día, y el aspecto y el olor de las hojas de cannabis pueden ser demasiado atractivos para resistirse.

La primera línea de defensa contra los ciervos es instalar vallas relativamente altas alrededor del perímetro del jardín para evitar que pisen los parterres de los jardines y tiren las plantas. También se deben colocar redes alrededor de las plantas como línea de defensa adicional en caso de que los ciervos se sientan seguros y logren saltar la valla. Si te enfrentas a ciervos especialmente valientes, podrías necesitar tomar medidas más extremas y poner una verja electrificada.

También se pueden instalar sistemas automatizados que pueden alejar eficazmente a los ciervos. Se pueden instalar luces o aspersores con detector de movimiento, para que entren en funcionamiento cuando los ciervos se acerquen demasiado.

Estas técnicas también serán eficaces contra jabalíes.

TOPOS

Los topos son los mejores excavadores de la naturaleza. Estos mamíferos excavadores usan sus patas y garras desproporcionadamente grandes para abrirse paso bajo tierra. Si las raíces de tu cultivo de cannabis se encuentran en su camino, entonces pueden causar daños. Dado que la salud de las raíces es esencial para la absorción de nutrientes y agua, cualquier daño afectará la salud general de las plantas. Los topos también salen a la superficie ocasionalmente y crean montículos de tierra, que son signos evidentes de su presencia.

Se pueden colocar trampas dentro de los túneles de los topos para eliminarlos del terreno. Las trampas no crueles deben revisarse varias veces al día. Si encuentras un topo dentro de una trampa, sácalo y llévalo lejos de tu cultivo. También se ha informado de que la planta de tártago es capaz de repeler los topos desprendiendo un olor por el suelo que estos animales encuentran suficientemente desagradable como para alejarse. Todas las partes de la planta son venenosas, y también produce látex.

CONEJOS

Aunque son lindos, los conejos pueden causar daños considerables en un jardín. Son excavadores y pueden hacer agujeros en el césped y en los parterres de los jardines. Son capaces de alterar el suelo alrededor de la base de las plantas, lo que puede dañar las raíces y el tallo principal.

Tanto las vallas como las redes son una buena defensa contra los conejos. Sin embargo, si consiguen atravesarlas de alguna manera, se pueden colocar trampas para eliminarlos más tarde.

ZORROS

Los zorros son mamíferos omnívoros de tamaño mediano que pertenecen a la misma familia que los lobos y los chacales. Se les conoce a menudo por sus frecuentes ataques al ganado, pero también pueden causar problemas a los cultivadores de plantas, al pisotear las plantas y excavar. La presencia de zorros es bastante fácil de detectar ya que dejan sus excrementos, así como un potente olor a orina.

Defenderse de los zorros no es fácil. Su agilidad les permite saltar fácilmente las vallas. La mayoría de cultivadores tendrán que acostumbrarse a su presencia y tomar medidas preventivas. Asegúrate de rellenar los agujeros profundos que caven y que puedan estar preparando para convertir en su guarida.