¿Cuándo se empieza a contar el período de floración?


¿Cuándo se empieza a contar el período de floración?

Es un error que se comete muy a menudo. Los días de la floración se empiezan a contar demasiado pronto, y se acaba con una cosecha prematura. ¿La razón? Muchos cultivadores (incluso con experiencia) se olvidan de que sus plantas atraviesan una "fase de prefloración".

FASE DE PREFLORACIÓN DE LA MARIHUANA

La fase de prefloración es una parte importante del ciclo de vida de la planta. Comienza cuando cambian las condiciones lumínicas que rodean a tus plantas y los días se hacen más cortos. En un cuarto de cultivo, esto ocurre al cambiar el ciclo de luz de 18/6 a 12/12. En la naturaleza, sucede de forma natural al final del verano.

Las plantas de cannabis experimentan una serie de cambios al entrar en esta fase. Cuando se encuentran en la etapa de prefloración dejan de concentrarse en el crecimiento vegetativo y se preparan para la reproducción. También es el momento en que se empieza a notar el sexo de las plantas: las femeninas comienzan a desarrollar cálices y pistilos, y las masculinas producen sacos redondos de polen.

La fase de prefloración puede durar entre 1 y 3 semanas, dependiendo de la genética de las plantas y del entorno de cultivo.

CÓMO CONTAR LOS DÍAS DE LA FLORACIÓN CORRECTAMENTE

Muchos cultivadores empiezan a contar los días del ciclo de floración cuando cambian las luces a 12/12. Pero en ese momento, las plantas aún no han comenzado a florecer, sino que están entrando en la fase de prefloración.

Los días de la floración deben contarse desde que empiezan a brotar los primeros pistilos. Esto puede variar de una planta a otra, por lo que se deben comprobar a diario una vez hecho el cambio de luz. En cuanto veas un pistilo, podrás empezar a contar los días que faltan para la cosecha.

UN APUNTE SOBRE EL PERÍODO DE FLORACIÓN

Recuerda: la información sobre la floración que proporcionan los bancos de semillas debe tomarse con una pizca de escepticismo. Los períodos de floración de las plantas siempre varían, y nunca debes cosecharlas tras 58 días solo porque lo dice el criador. Asegúrate siempre de vigilar de cerca los cogollos de tus plantas y comprobar sus tricomas con una lupa para poder cosechar en el momento adecuado.