¿Quién descubrió realmente el THC?


¿Quién descubrió realmente el THC?

La mayoría de personas leyendo esto cree que el THC fue descubierto por Raphael Mechoulam en 1964, en la Universidad Hebrea de Israel. Y no te culpamos; al fin y al cabo, eso es lo que te cuenta la mayoría de literatura cannábica. Sin embargo, el THC fue aislado por primera vez en la década de los años 40 por el químico estadounidense Roger Adams.[1]

ROGER ADAMS, EL PRIMERO EN AISLAR EL THC DEL CANNABIS

En 1930, Harry J. Anslinger (anteriormente jefe del Departamento de la Prohibición de los EE.UU.) pasó a ser el comisario de la Oficina Federal de Narcóticos. Solo 7 años después, el cannabis se ilegalizó oficialmente bajo la Ley de la Tasación de la Marihuana de 1937.

Tras la decisión de criminalizar el cannabis, Anslinger organizó unas investigaciones diseñadas para lograr una mejor comprensión de la planta. Uno de los objetivos clave de estas investigaciones era identificar y estudiar la sustancia química (o sustancias) responsable de los efectos “alteradores de la mente” y “peligrosos” de esta planta. El encargado de esta tarea fue Siegfried Loewe, un químico que trabajaba para la Oficina Federal de Narcóticos.

Con el tiempo, Loewe pasó esta tarea a su amigo Roger Adams. A lo largo de la década los años 40, Adams realizó unos 20 experimentos diferentes con cáñamo y cannabis. Durante estos experimentos iniciales, fue cuando Adams aisló el THC y lo identificó como el principal compuesto psicoactivo de la marihuana. También aisló otros cannabinoides (incluyendo el CBN y CBD) e incluso desarrolló un sistema para medir la potencia del THC (apropiadamente llamado “escala de Adams”). A día de hoy, los investigadores siguen usando este sistema.

¿QUÉ PASÓ CON LOS HALLAZGOS DE ADAMS?

En los años 40, el alcalde de Nueva York, Fiorello H. La Guardia, encargó un informe sobre el cannabis.[2] La Guardia estaba abiertamente en contra de prohibir la marihuana. El informe, comúnmente llamado el “informe La Guardia”, argumentaba que fumar cannabis es inofensivo, lo cual iba directamente en contra de Anslinger y su campaña anticannábica “Reefer Madness”.

Obviamente, el informe enfureció a Anslinger, quien lo rechazó y lo tildó de no-científico. Pero si lees el informe, verás una frase de agradecimiento a Roger Adams por suministrar algunos de los extractos de cannabis usados en el estudio.

Algunas investigaciones sugieren que el gobierno estadounidense siguió con sus propios estudios secretos sobre el cannabis y el THC, a lo largo de los años 50 y 60. Algunas de estas investigaciones inculpan a la Oficina de Servicios Estratégicos de los EE.UU. por probar la viabilidad de usar compuestos psicoactivos (como el THC y la mescalina, entre otros) en prisioneros de guerra. El objetivo de esto era desinhibir a los prisioneros para que soltaran información a sus interrogadores. ¿Recuerdas esa escena inicial de Pineapple Express?

Según algunas fuentes, los autores de estos trabajos acabaron comparando los efectos del cannabis a los del alcohol, con cantidades pequeñas produciendo sensaciones de euforia y relajación, y dosis mayores produciendo aletargamiento.[3]

¿Y QUÉ HAY DE LAS INVESTIGACIONES INNOVADORAS DE MECHOULAM EN LOS AÑOS 60?

Obviamente, no queremos reprobar los descubrimientos de Mechoulam. A menudo se le califica como uno de los mejores investigadores cannábicos del mundo, y con toda razón. Sus investigaciones nos han ayudado a desvelar muchos de los “misterios” en torno al cannabis. Pero, al parecer, los hallazgos de Mechoulam no eran nada nuevo para el gobierno estadounidense.

Referencias

  1. ^ Wikipedia, Roger Adams, recuperado January-07-2019
    Enlazar
  2. ^ Dagga Couple, The Laguardia Committee Report New York, USA (1944), recuperado December-10-2018
    Enlazar
  3. ^ Antique Cannabisbook, The use of medical cannabis as a truth serum, recuperado December-10-2018
    Enlazar